La Francmasonería

¿Qué es la Francmasonería?

La Francmasonería es la organización fraternal más antigua, más grande y ampliamente reconocida en el mundo. La Francmasonería fué fundada en Londres, Inglaterra en 1717. El número de miembros actualmente asciende a 3,6 millones en todo el mundo. En España actualmente existen unos 4.000 miembros.

Ser miembro de  la Francmasonería no tiene la intención de interferir con el compromiso de un individuo con su fe, familia, vida social u ocupación. La masonería no es y nunca puede ser un reemplazo de estas instituciones importantes. Mas bien un ambiente positivo que le recuerda a cada Masón su deber hacia Dios, su comunidad, su familia y a sí mismo.

Como organización fraternal, la Francmasonería une a hombres de buenas costumbres. Aunque de diferentes orígenes religiosos, étnicos o sociales, comparten la creencia de una entidad superior o Dios que recibe el nombre común de GADU.

La tradición en la masonería.

Las tradiciones de la Francmasonería se basan en la construcción del Templo del Rey Salomón. Sus ceremonias fraternales usan las herramientas de trabajo de los canteros para simbolizar las lecciones morales y las verdades. Por ejemplo, a los masones se les recuerda en Logia que “se encuentran en el nivel de igualdad, actúan con la plomada de la rectitud y forman parte del cuadrado de la virtud”.

La masonería ofrece oportunidades para hombres sinceros, honestos y directos que creen en Dios y desean contribuir al mejoramiento de sus sociedades y de ellos mismos. A través de nuestra Fraternidad Masónica, reafirmamos nuestra dedicación y unidad para convertirnos en ciudadanos comprometidos que tengan un fuerte deseo de preservar los valores que han hecho y continúan haciendo grande a las sociedades en las que viven.

La francmasonería y el individuo

La francmasonería es una Orden iniciática que busca el perfeccionamiento del ser humano. Es “una herramienta para la transformación y perfección integral del ser humano, mediante un método iniciático. Utiliza principalmente los símbolos y las alegorías, y que se desarrolla, en el marco general de una institución”

Para ello efectivamente le transmite unos elementos y un lenguaje, el ritual y símbolo, por cuyo conocimiento y asimilación estará en condiciones de aplicarlos sobre sí mismo y en su entorno social. La francmasonería no es una religión, una escuela filosófica, un club, una sociedad filantrópica, una ONG, una organización meta-política, una sociedad secreta, ni tampoco una sociedad con secretos. Podemos reconocer algunos rasgos y aplicaciones de estos aspectos en nuestra Fraternidad, pero ninguno de ellos es definitorio en su totalidad de lo que es la francmasonería. En todo caso se articulan radialmente en torno a lo esencial de la Orden: su sustancia, transmisión, y finalidad iniciática, cuyo fundamento consiste en una metodología: la vivencia y aplicación real del simbolismo.

¿Cual es el propósito de la Francmasonería?

La masonería tiene una serie de objetivos, al igual que cada uno de sus miembros. En esencia, es una organización fraternal, que busca hacer el bien en el mundo y mejorar interiormente a sus integrantes. La francmasonería pretende construir un auténtico templo interior, ideal en todas sus proporciones. Así de perfectas deben llegar a ser todas y cada una de las cualidades del iniciado.
Pero de igual manera, el templo es la obra común de todos los masones y hacia donde convergen sus ideales y aspiraciones. En este sentido la Orden masónica es una Fraternidad.

Hacer el bien en el mundo: los francmasones deben prometer respetar las leyes de la tierra y ser buenos ciudadanos . Haber cometido algún delito o algo similar sería motivo para que alguien no sea bienvenido como masón. Además, se alienta a los masones a dar lo que pueden pagar con fines benéficos.

Algo mas que buenos hombres

En las logias hay aportaciones económicas individuales, cada hermano da unas cuantos euros cuando pueden. Este dinero se destina a respaldar una gran cantidad de causas, desde escuelas y hospitales de beneficencia. También estos fondos que pueden ponerse rápidamente a disposición para el alivio de desastres.

Mejorando sus miembros: la masonería es una organización secular. Los miembros deben profesar una creencia en un creador, o un principio organizador para el universo. Pero más allá de eso no discutimos sobre religión. Sin embargo, históricamente, la francmasonería fue formulada por hombres cristianos y en una cultura cristiana. Por lo tanto, dibuja muchas alegorías de la mitología cristiana. Estas alegorías son parte privada de la Francmasonería, pero son lecciones de lo que significa ser un buen hombre. Para ser decente, honesto, confiable, trabajador y caritativo. Hay un fuerte enfoque en la familia y la comunidad. Una descripción de uso frecuente es que la Francmasonería busca tomar buenos hombres y mejorarlos.