La pandemia da "pa to"

Buenas Costumbres

A machacarse que es cosa muy sana. En el mundo que vivimos, ¿existe un modelo, un arquetipo de lo que debe ser un buen ciudadano, que se pueda proponer a los individuos como meta una social y existencial?

En las sociedades en general, y en la Masonería en particular, siempre ha habido una propuesta que daba contenido y soporte a ese arquetipo ciudadano, “las buenas costumbres”.

Era el marco que se utilizaba en la infancia como referencia en la educación; y en la edad adulta como un sistema de usos que iban más allá de lo legal-ilegal, que señalaba lo que debe ser y pergeñaba en la conciencia de los individuos la imagen de lo que debía ser un ciudadano honorable; establecía una serie de valores y fines que daban, al individuo, un sentido a su vida en la “circunstancia” en que se encontraba.

En la actualidad, ¿cómo están esas buenas costumbres en esta multitud de preferencias, modas y opciones que se nos presentan cada día?

Me atrevo a apuntar que, en una sociedad democrática, esas buenas costumbres deben ser un modelo de virtud, atractivo y que reúnan la doble condición, por un lado, evidente, “buenas”, algo que incite al ciudadano hacia el uso cívico de su libertad; y por otro que tenga una fuerza suficiente para crear costumbres que movilicen en la sociedad el deseo de sus integrantes a esa reforma subjetiva…

Bueno, planteado está. Tirando del hilo se saca el ovillo. Recordar, pensar es una cosa muy sana. Que os sea leve

¿Te ha gustado? ¡Comparte en tus redes sociales!

Deja una respuesta