Masonería en Sevilla

Filosofía, Vida

Tirando del hilo se saca el ovillo

¿Quién no tiene una filosofía de la vida? Creo que la respuesta seria, todos. ¿Pero cuantos de ese “todos” se paran a esclarecer las sutilezas y los pormenores de esa filosofía? Mas bien pocos. Los más, vamos improvisando sobre la marcha. Y sí, la experiencia nos enseña, pero para que llegue a ser una maestra, hay que pararse a reflexionar sobre ella. Y para eso hay que adoptar una postura crítica, qué es lo que hemos hecho bien o lo que hemos hecho mal. Y hecho eso tendremos que buscar pautas para abrir el camino de la vida. Y esa postura puede ayudarnos a evitar, encarar o resolver, con coherencia, los problemas que se presenten. Tenemos que modelar nuestras ideas y nuestras actitudes para que obren en nuestro favor, no en nuestra contra. Siendo consecuentes siempre se pueden modular las creencias para salir airosos en todos los avatares.

Y así volvemos al punto inicial, ¿Cuál es mi filosofía? ¿La tengo, la pienso? ¿la pongo en practica o según sople el viento?

¿Te ha gustado? ¡Comparte en tus redes sociales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *